El olvidado

La estantería era la más alta de la enorme biblioteca. La vista desde allí era privilegiada. Hacía muchas lunas que observaba, viendo entrar y salir a personas de toda índole, jóvenes y viejas. Ninguno se dignaba mirar hacia él. Era prácticamente inalcanzable, y su sección no era particularmente atrayente, psicología, y no era de ningún autor conocido. En realidad había escrito un sólo libro, y era él. Ni una sola vez le habían sacado de su lóbrego encierro. Era un libraco enorme, lleno de páginas incontables, eso y su lejanía del suelo habían ayudado a que nadie se interesara por él. Pero hoy era diferente. Aquel desaliñado y desgarbado jovenzuelo lleno de granos le agarró por su lomo y le llevó fuera del enorme edificio. Poco duró su alegría, de las alturas de su refugio, se encontró bajo la enorme mole de una pata de mesa ¡que no tenía equilibrio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s